¿Necesitas ayuda?

info@nomasvello.com

Síguenos en: @nomasvello

Blog

¿Sabes cómo cuidar tu piel? Te enseñamos a detectar qué necesita.
¿Sabes cómo cuidar tu piel? Te enseñamos a detectar qué necesita.
no+vello 19-02-2021

Mantener una piel sana y bonita requiere conocer nuestro tipo de piel pero, ¿sabes cuál es la tuya? ¡Sigue leyendo y descubre cómo cuidarte!

Empecemos por el principio. Antes de escoger las mejores rutinas de cuidado, tratamientos y los productos de uso diario que debemos aplicar, es fundamental saber cómo es nuestra piel y qué necesita realmente. Un error muy común es dar esto por sentado o dejarnos guiar por productos que funcionan a otras personas, pero estos no tienen por qué ser beneficiosos para nuestra piel e, incluso, pueden empeorarla.

Además, existen otros factores que hacen que nuestra piel cambie con el tiempo. Por ejemplo, el envejecimiento hace que se torne más seca y fina, por lo que debemos cuidarla desde que somos jóvenes para mantener un aspecto sano por más tiempo.

Tipos de piel y sus recomendaciones


Ya casi todos estamos concienciados de la importancia de una buena limpieza e hidratación diaria y no olvidamos la protección frente al sol, pero, ¿a pesar de seguir una rutina diaria no notas una mejoría significativa en tu piel? ¿Realmente estás usando los productos que necesitas? Para resolver estas preguntas es necesario conocer nuestro tipo de piel y la situación en la que se encuentra, pues esto nos ayuda a cuidarla mejor por más tiempo. 

De forma general existen cuatro tipos de piel con diferentes características: normal, seca, grasa y mixta. Aunque el tipo de piel viene dado por nuestra genética, los factores externos también influyen en sus cambios, como podría ocurrir con el uso de cremas y maquillajes no apropiados a sus necesidades. Para que puedas detectar cuál es tu tipo de piel y qué necesita, vamos a tratarlas una a una.

Piel normal

Se denomina piel normal a aquella que mantiene el equilibrio entre producción de grasa y sequedad. Presenta una textura regular, sin alteraciones, con poros pequeños, sin brillos y con un tono rosado y uniforme. Por ello, cuidar la piel normal es muy sencillo: basta con una rutina diaria básica de limpieza, hidratación y protección solar para mantenerla sana y bonita.

La rutina perfecta para piel normal incluye:


  • Limpieza suave con Agua Desmaquillante Liposomada mañana y noche, que limpia la piel , tonifica y mantiene la hidratación.
  • A continuación, hidrataremos la piel son la emulsión hidroprotectora, perfecta para ofrecer tanto hidratación, como regeneración celular. Su fórmula a base de Aloe Vera y Rosa Mosqueta ofrece un tratamiento completo. Además, posee protección solar por lo que es un producto perfecto para el uso diario. 
  • Y completamos la rutina con la aplicación de ampollas hidratantes a base ácido hialurónico dos veces por semana, con el fin de ofrecer un tratamiento tipo booster que ayudará a mantener la piel siempre luminosa mientras previne el envejecimiento. 

Piel seca

La piel seca tiene una producción de grasa inferior a la necesaria, pues esta es importante en la retención de humedad. Presenta poca defensa ante los agentes de daño externos y es una piel opaca, apagada, sin luminosidad, con poca elasticidad, poros pequeños y muy fina. En algunas ocasiones incluso puede presentar descamación y picor.

La rutina perfecta para piel seca incluye:


  • Limpieza suave con Agua Desmaquillante Liposomada mañana y noche, que limpia, tonifica y mantiene la hidratación.
  • Es importantísimo hidratar y nutrir la piel. La Crema Facial Reafirmante posee una fórmula a base de DMAE y Ácido Hialurónico que hidrata, nutre, recupera la elasticidad y turgencia de la piel. 
  • No olvides proteger siempre tu piel del sol, para lo que te puedes ayudar de la Emulsión Hidroprotectora.
  • Completamos la rutina con un extra de nutrición efecto flash a través de la aplicación de las Ampollas Reafirmantes dos veces a la semana. La combinación del DMAE y del Ácido Láctico conseguirá una regeneración celular suave junto a una nutrición completa de la piel.
  • Si esta piel presenta manchas o arrugas, podemos recurrir al tratamiento de Rejuvenecimiento IPL para ayudar atenuarlas progresivamente.


Piel grasa

La piel grasa se caracteriza por la aparición constante de puntos negros y granitos. Tiene aspecto brillante, poros dilatados y su textura es irregular. En este tipo, las glándulas sebáceas de la piel son más grandes y más numerosas de lo habitual y segregan sebo en cantidades excesivas. Para este motivo, equilibrarla debe ser uno de nuestros principales objetivos.

La rutina perfecta para piel grasa incluye:


  • Limpieza profunda con el Gel Limpiador Anti-imperfecciones mañana y noche, que ayuda a regular la producción de grasa.
  • A continuación aplicaremos el Gel Hidratante Anti-Imperfecciones mañana y noche para una hidratación libre de aceites que nos ayuda a regular la secreción sebácea y corregir las imperfecciones de la piel. 
  • Por la mañana también debemos aplicar la emulsión hidroprotectora para protegernos del sol
  • Dos veces a la semana por la noche recomendamos la aplicación de la ampolla anti imperfecciones para realizar una exfoliación química suave y estimular la regeneración celular.
  • Para una ayuda extra ante los brotes de acné, el Spray Anti-Imperfecciones será tu gran aliado por la noche, justo antes del Gel.
  • En este tipo de piel realizarse Limpiezas Faciales Profesionales periódicas que nos ayuden a limpiar la suciedad de los poros y equilibrar la piel es fundamental. Además, el tratamiento de Rejuvenecimiento IPL nos ayudará a reducir las marcas producidas por el acné y atenuar el poro.


Piel mixta

La piel mixta combina zonas normales o secas (habitualmente en las mejillas) con zonas grasas, generalmente presentes en la denominada zona T (frente, nariz y barbilla). Por lo general este tipo de piel es suave y tiene un aspecto brillante.

La rutina perfecta para piel mixta incluye: